martes, 8 de septiembre de 2009

Fuerzas Armadas de Latinoamérica

La mayor parte de los países de América Latina no cuentan con unas fuerzas armadas relativamente potentes, a pesar de que el servicio militar es obligatorio en gran parte de ellos. Costa Rica y Panamá incluso carecen de ejército desde que este fue abolido en 1948 y 1990 respectivamente. La capacidad del ejército depende mayoritariamente de la situación económica, social y política del estado en cuestión.
Países como Argentina, Chile, Brasil, Colombia, México, Perú y Venezuela cuentan con ejércitos bien dotados; Cuba, Ecuador y Uruguay, por su lado, poseen unas fuerzas armadas estables y proporcionadas; estados como Bolivia, Paraguay, República Dominicana y gran parte de los países de Centroamérica tienen ejércitos pequeños, mal dotados y faltos de entrenamiento; por último, Costa Rica, Panamá, Haití y Puerto Rico carecen de ejércitos profesionales, estando ocupados los dos últimos por fuerzas armadas del exterior, Haití por fuerzas internacionales dirigidas por la ONU, y Puerto Rico por el ejército estadounidense.
El servicio militar se mantiene obligatorio para los varones en Bolivia, Brasil, Chile (solamente obligatorio si no se llenan las cuotas anuales con voluntarios), Colombia, Cuba, Ecuador, México, Paraguay, siendo voluntario para las mujeres. Es voluntario, sin discriminación de sexo, en países como Argentina, Perú, El Salvador, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Uruguay y Venezuela.
Diversos países de la región están considerando cambios con respecto al servicio militar, unos para que sea obligatorio también para las mujeres, otros para instaurar la voluntariedad para todos. También se encuentra en estudio asimilar la carrera profesional militar a una carrera universitaria.